¿Hay algo que todos adoran del Lungomare y sabes qué es?

Se tarda menos de 1 minuto en llegar a la playa, y puedes hacerlo descalzo porque no tienes que cruzar la calle.

La playa

Un lujo para tener en cuenta, si eres como nosotros un gran fanático de las vacaciones en la playa y te encanta estar en la primera fila como en tu concierto favorito.

Pero también una seguridad adicional para ti, porque bajas al mar de la mano con tus hijos.

Además, las playas afiliadas al hotel están equipadas tanto para adultos como para niños: puedes disfrutar de actividades, deportes acuáticos y juegos organizados por nuestros animadores. O si lo prefieres, puedes tomar una siesta bajo la sombrilla...

¿Estás viajando con tu amigo de cuatro patas? La playa está lista para darle la bienvenida en el establecimiento balneario hecho a medida para él.

La piscina está climatizada y tiene el sabor del mar.

Si la playa no es suficiente para ti, puedes pararte unos metros antes: llegando a pie al hotel, encontrarás una enorme piscina salina de 20 metros de largo y 8 metros de ancho, climatizada a 29 grados centígrados desde marzo hasta finales de octubre.

Ideal para nadar y hacer algunas brazadas en modalidad "relax", también es excelente para los triatletas, que quieren entrenar con cualquier temperatura externa.

En verano, puedes aprovechar la zona de solárium con hamacas y sombrillas para tomar el sol, escuchar tu música favorita con los pies mojados o refrescarte con un cóctel junto a la piscina.

A cada uno su propia piscina: ¡también hay una para niños!

Puede que no lo sepas, pero los niños del hotel Lungomare disfrutan de una atención especial.

A ellos se les dedica una piscina divertida, de solo 50 centímetros de profundidad, para bañarse de manera segura con mamá y papá.

El agua es salina y se calienta a 29 grados centígrados a lo largo de la temporada de verano, por lo que no necesariamente tienes que ir a la playa para jugar con el agua.